Viaje por las Rutas del Pisco
Perú vs. Chile

El pisco, un destilado de uva con raíces profundas en Sudamérica, es el protagonista de una rivalidad histórica entre Perú y Chile. Este viaje por las rutas del pisco nos llevará a descubrir los secretos, tradiciones y diferencias únicas de la producción del pisco en ambos países, donde cada uno reivindica su derecho a ser llamado el verdadero hogar del pisco.


La Tradición Peruana

En Perú, el pisco es más que un destilado; es una expresión cultural que data del siglo XVI. La Denominación de Origen Protegida peruana establece que el pisco debe ser producido en ciertas regiones, utilizando métodos tradicionales que preservan su calidad y autenticidad. Las bodegas peruanas, desde las históricas hasta las contemporáneas, mantienen un enfoque en la pureza del producto, utilizando solo mosto fresco de uva y destilando el líquido solo una vez para retener su carácter distintivo.

Chile, por otro lado, ofrece una interpretación diferente del pisco, con leyes que permiten una mayor variedad en la producción. Aquí, el pisco puede ser destilado más de una vez y a menudo se envejece en barricas de madera, lo que le confiere un perfil de sabor diferente. Las regiones de Atacama y Coquimbo son el corazón de la producción de pisco chileno, donde la industria ha florecido desde el siglo XIX. Las bodegas chilenas enfatizan la innovación y la diversidad en sus piscos, ofreciendo una amplia gama de estilos y sabores.

Rutas del Pisco: Un Viaje Sensorial

Explorar las rutas del pisco en Perú y Chile es embarcarse en un viaje sensorial a través de paisajes vinícolas impresionantes, bodegas llenas de historia y degustaciones que revelan la profundidad y complejidad de este destilado. En Perú, un viaje desde Lima hacia el sur, pasando por Ica y llegando hasta Arequipa, ofrece la oportunidad de visitar bodegas centenarias y participar en festivales de pisco. Mientras tanto, en Chile, el Valle del Elqui ofrece tours por sus distinguidas destilerías, catas educativas y la oportunidad de experimentar el pisco en un entorno de belleza natural incomparable.